El precio de ser diferente

Destacado

Queridos amigos, sé que todos somos diferentes y que cada cabeza es un mundo, como he aseverado en entradas anteriores, y sé que nuestras pequeñas diferencias nos hacen especiales; pero también he descubierto que si son muchas nuestras singularidades con respecto a lo que nuestra sociedad nos inculca como el deber ser, seremos condenados y señalados.

Ahora, la pregunta: ¿nosotros debemos sentirnos excluidos por falta de sentido de pertenencia? Y después de pensarlo, meditarlo y digerirlo por varias décadas en mi vida, la respuesta es: NO.

Desde que era una pequeñita siempre he sido diferente al resto de las personas, tengo mucha expresividad corporal, gesticulo mucho, me gusta el metal, me gusta la ciencia, me gusta la moda –mí moda– y me gusta hacer saber lo que siento y pienso sin recelo. No tengo un estilo definido, como dice mi amigo Luisito, soy una ñoña en el cuerpo de una supermodelo.

¿Entonces, cómo hacemos nosotros para evitar ser juzgados? Bueno, amigos de mi amor, eso no nos será posible, simplemente, debemos aceptarnos y no dejar de ser nosotros mismos.

En primera instancia, me encanta un dicho que leí por ahí (realmente no sé de quién es) que dice así: Se ríen de mí por ser diferente, pero yo me río de todos ustedes porque son iguales. Mi intención obviamente no es ofender a nadie, mi punto es que no hagamos caso de lo que dicen de nosotros, debemos aprender a valorar nuestras diferencias, aceptarlas, amarlas y aplicarlas para cosas positivas. En segunda, como dicen los wiccanos, haz lo que quieras sin dañar a nadie ni a ti mismo; para mí, esta frase tomó un significado especial, ya que puedo permitirme ser yo, aceptando que tengo perfecciones y especialidades.

En general, lo que puedo decir y avalar, es que no importa lo que los demás digan de nosotros, mientras hagamos el bien y no perdamos nuestra esencia. No tengas miedo de ser quien eres jamás. Un ejemplo muy claro en mi caso es acerca de mi sexualidad, tenía una amiga que me decía que no comentara con nadie que soy bisexual, porque la gente me podría juzgar, algo que jamás me había importado. Por un momento pensé que estaba mal expresarme, pero después reflexioné: por qué debería ocultarme de personas a las cuales no me importa su opinión, por qué debo seguir reglas que yo no puse, a mí ni me preguntaron, ¿a qué hora voté? por qué debo esconder mi sentir o lo que soy solo porque a alguien no le parece, y pues obviamente hice caso omiso de los consejos de mi amiga y sonreí; al igual que en aquella ocasión, así he sonreido cuando critican mi forma de vestir, de expresarme o de amar, y debo hacerles saber que ninguna de estas conductas ofende a nadie, ni les hace daño.

El precio de ser diferente, si quieres pagarlo, te hará ser una persona excepcional, solo mantente firme en tus ideales, siempre se fiel a ti mismo y a la bondad de tu corazón.

Queridos amigos, no tengan miedo de expresarse, de ser quienes son. Sí, habrá gente que los juzgará, sí, habrá gente que los criticará, vaya que lo sé, pero al final, cuando logren escuchar críticas y no sentir nada, por favor, diganme para que les dé un abrazo. Hagan siempre las cosas con amor y sean un ejemplo de cordialidad, den paz a la gente que no comprende lo que es ser especial y agradezcan diario a la vida por un dia mas. Gente igual hay un chingo de millones, gente especial son todos ustedes, mis amigos y lectores.

Los amo y como cada semana les mando mi amor incondicional.

Sean felices diario y no tengan miedo de ser quienes son, eso sí, sin ser groseros, ni  majaderos con las demás personas, seamos el ejemplo.

Kayapina.

Anuncios

Mi amor por la psique

Destacado

Queridos amigos, he estado desde hace mucho tiempo pensando y analizando acerca de la mente humana, cómo nos relacionamos con otras personas, cómo creamos afinidades, si esto tiene que ver con las creencias culturales, si nuestras habilidades son intrínsecas o si son producto de algo externo, entre muchas otras cosas, pero todo relacionado a cómo nuestra mente trabaja.

Entonces, me di a la tarea de investigar más acerca del tema. Debo confesar que soy superfan de las habilidades blandas y que no solo he estudiado mucho para lograr una mejor versión de mí, también he practicado. Yo creo la clave de todo nuestro éxito es la práctica. Por lo tanto, teniendo un poco de noción de las habilidades blandas y también de cómo funciona la violencia doméstica (tema muy dominado de mi parte), estuve investigando acerca del asunto a nivel social y psicológico para entender a una víctima y comprendí que esta puede llegar a convertirse en victimario; inclusive di una plática acerca del tema. A pesar de que es algo que me marcó para siempre, el tema a nivel psicológico es muy interesante.

Bueno, quise adentrarme más en el estudio de nuestra mente; creo que todos tenemos muchas de las dudas que tengo yo acerca de la interacción con otras personas o de cómo funcionamos con nosotros mismos, de qué manera podemos vencer nuestros miedos, de cómo interactuamos o de cómo le hacemos frente a la depresión.

Muchas cuestiones que necesito resolver, en primera instancia para ser mejor persona, sana mentalmente, y poder ayudar a otras personas a ser más felices, y, segundo, para poder tener una mejor relación en el ámbito laboral. Me encanta la parte que involucra apoyarte con las habilidades blandas y ,creeme, es algo que practico mucho.

Yo amo la mente humana, es algo maravilloso, cómo funciona, cómo es que una persona puede curarse a sí misma de alguna enfermedad con el solo apoyo de una creencia; es algo que yo quisiera hacer, tengo la ferviente creencia que podemos curarnos a nosotros mismos de muchas enfermedades, pero implica ganas y mucho trabajo de por medio.

Solía pensar cuando era adolescente que los psicólogos eran gente con muchos problemas que necesitan curarse de algo y por eso estudiaban psicología; por qué un ser humano tendría ganas de entender la psique, le gustaría y, además, ayudaría a personas. Pues estaba totalmente equivocada, la psicología es algo fascinante y yo creo que una de las cosas más difíciles de entender, porque de verdad cada cabeza es un mundo y definitivamente, no importa tu profesión, puedes estar igual de loco si eres psicólogo o una licenciada en sistemas. Inclusive en esta semana descubrí que uno de mis más grandes heroes (J.R.R.T.) sufría depresión, ¡¡¡quéééééé!!! Cómo que mi escritor favorito, el mejor filólogo del mundo, andaba depre; pues sí, amigos, aun nuestros modelos a seguir no están exentos de las enfermedades físicas y mentales.

Por ahora y para empezar, comencé a tomar un diplomado en línea sobre introducción a la psicología; a pesar de que llevo una semana, estoy bastante emocionada y motivada a seguir aprendiendo mas de esta disciplina.

¿Será que en un futuro me ayude a crear perfiles psicológicos de personajes en algún escrito que redacte? Pues eso no lo sé, pero sería de mucha ayuda.

Si son expertos en la materia y me quieren dar unos tips o platicar conmigo de este tema, por favor, busquenme, estaré muy feliz de platicar de cosas técnicas con un psicólogo o psicóloga (ya estoy imaginándome a mis amigas especialistas diciéndome lo mucho que me han pedido que nos veamos, ja, ja, ja, ahora si ya las voy a buscar con muchas ganas).

Les envío mi amor incondicional, como cada semana.

Kayapina, por ahora psicóloga wannabe 🙂

Los hombres en mi vida

Destacado

Queridos amigos, como se han dado cuenta, me ha costado un poco más de trabajo este post que con el de las mujeres de mi vida; puede ser porque son los hombres los que me han enseñado mucho más de la vida y de mí misma.

Debo hacerles saber que tengo la fortuna de haber sido bendecida por la madre naturaleza con la guía y el amor de una de las mejores personas del mundo, el mejor hombre que yo conozco. Este es un hermoso ser humano, el más inteligente, el más simpático, cool, buena onda y locochón, el mejor modelo a seguir para vivir mi vida; él es el ser perfecto y por el cual yo siento la mayor de las admiraciones. Este personaje en mi biografía tiene el número uno junto a Mamá y ya se imaginarán de quien hablo, pues de Papá, el rockero de corazón que me transmite solo amor, lucha y ganas por la vida. Un DON CABRÓN, al cual amo, respeto y nunca me cansaré de agradecerle todas las cosas buenas que me dio y que me sigue dando hasta hoy.

Eres la mejor alma del mundo, Papi, te amo con todo mi corazón.

Debo nombrar a mi hermano, mi primer mejor amigo cuando éramos pequeñines; me enseñó lo que es el amor incondicional, lo que es ser un hermano mayor, que el logro de nuestros sueños se alcanza con trabajo duro y con buena actitud; es un tipo bien chévere, el cual siempre tiene dibujada una sonrisa en su rostro, no importa que tan mal se pongan las cosas.

También muchas personas me han preguntado que si me llevo mejor con hombres (creo que eso me lo han preguntado mujeres) y la respuesta es no. No sé ni tengo idea si algunas mujeres se llevan mal con otras o no confían entre ellas, pero yo creo que negarnos a nuestro sexo es negarnos a nosotras mismas. El punto es que yo he tenido amigos y amigas extraordinarias.

Hablando de amigos, he aprendido de los hombres que sí son bien chismosos, como yo, que también tienen sentimientos bonitos (no como los pintan, todos cavernícolas, algunas de mis conocidas o amigas, ja, ja, ja) y lloran, síííí, aunque usted no lo crea, amiga. También descubrí que tenemos una visión diferente en temas socialmente aceptados. En general, he aprendido que no somos iguales, gracias a los amigos que he tenido, pero esa diferencia que yo he encontrado se encuentra en la forma de expresión y muchas veces en la seguridad propia. Pero, bueno, esto no es general, es solo lo que yo he vivido.

Mis familiares hombres, en general todos son personas hermosas y superinteligentes, me he rodeado de puros seres extraordinarios. No conozco a ningún miembro de mi familia del cual tenga alguna queja.

Mis acompañantes de la vida me han enseñado mucho, aunque parezca que no, pero le debo todo lo que soy a mi exesposo. Es difícil enfrentar violencia doméstica de casi todo tipo, saber que la persona que más amas te arrancó el corazón para torturarlo hasta casi matarlo, es algo superdificil de vivir y más de afrontar para sanarlo, pero a pesar de todo lo que viví a su lado, me enseñó a amarme, respetarme, luchar por mis sueños y saber que soy extraordinaria. Como dicen en el reiki, él es mi gran maestro de vida, muchas gracias (como dice Frenchy) por todo lo que me enseñaste.

Hombres que en mi vida han sido parte de mi camino. Gracias a quienes me han compartido un pedazo de su corazón, también tienen un pedazo del mío, todos y cada uno de ustedes (obvio, solo como tres, ahhh no, menos, como cinco, ja, ja, ja).

No tengo nada más que decir, solo, que si eres un hombre, no tengas miedo a llorar, expresarte y a exigir igualdad; deja que ella te invite o no te asustes si toma la iniciativa (si te gustan ellas), pero sobre todo sé feliz y no muestres recelo en demostrarlo.

Los quiero, como cada semana, y les envío mi amor siempre incondicional.

Kaya.

Las mujeres en mi vida

Destacado

Yo amo ser mujer, además respeto, honro, adoro a mi género y a mi sexo; trato de comprender algunos comportamientos que tenemos, aunque me cuesta un poco, ya que me siento diferente; ahora he aprendido a aceptarme por medio de conocerme y reconocer quién soy.


Cuando yo iba a la universidad pensé que los hombres y mujeres eran iguales; en la escuela me rodeaba solo de hombres y mi confidente, hasta hoy, es uno de ellos. Con el tiempo y con mi apertura para conocer a más personas, supe que sí somos diferentes como género; pensarás que cómo me di cuenta hasta después de mucho tiempo, pero la verdad es que yo he descubierto cosas obvias por medio de experiencias y simplemente viviendo la vida, no tengo mucho sentido común.

 

Después de descubrir que teníamos cosas que nos identificaban como mujeres, comencé a hacer más amigas y no solo eso, supe que muchas de ellas sufrían lo que viví, hablando de violencia doméstica, y además lo veían de forma natural, así es que desde hace tiempo me di a la tarea de ser un modelo para ellas, decirles que si yo pude salir, sanar y mejorar, ellas también.

Así es que comienzo a contarles de la mujer más importante en mi vida, después de mí (obvio): mi mamá. Ella me enseñó a luchar hasta el final, a pedir lo que uno merece y a siempre buscar el bienestar, mi mamá es la mujer perfecta, la honro y la amo con el alma. Sin ella mi avance a la iluminación no hubiese sido posible, ella es la guía que me mantiene luchando, la persona que me más me ama y a quien debo todo el respeto y adoración del universo.

Mi abuela me enseñó que siempre podemos luchar por nuestros sueños (ella hace apenas unos años comenzó a pintar con óleo y vaya que es extraordinaria), que uno puede llegar a más de 90 con una salud increíble, un humor extraordinario y unas ganas de vivir impresionantes. Es quien nos da fuerza, la que nos alimenta el espíritu y nos hace sonreír. ¡Te amo, Bolla!

Mis tías y primas, que son unas chingonas, no hay ninguna que yo no admire, todas son unas guerreras llenas de amor, perfectas y maravillosas.

Las amigas que he tenido durante los años son puras mujeres inteligentes, hermosas, luchadoras y chingonas que han sabido salir adelante en todo momento y circunstancias, con ganas de vivir y ser mejores cada día no importa los obstáculos de la vida.

Las jefas que he tenido, que siempre han recibido mi respeto, mi admiración, me inspiran a mejorar cada día y lograr ser como ellas en el futuro.

Doctoras y sanadoras, de cuerpo y alma, me han enseñado cómo convivir con la oscuridad  y como incrementar la luz, ya que todo es una dualidad.

 

Y no menos importantes, las hermosas mujeres que han compartido conmigo un pedazo de su corazón, llevan una parte del mio.


Durante toda mi vida he tenido muchas mujeres que me han enseñado tanto y a todas las honro, amo y respeto, y lo haré por siempre.

Si eres mujer, busca conectarte con compañeras positivas, que te inspiren y te ayuden a ser mejor persona; relacionarte con doncellas exitosas te hará crecer y aceptarte como la hermosa mujer que eres. Y si eres del sexo masculino, me imagino que ha de ser lo mismo; perdóneme, amigos, no sé cómo ser hombre, ja, ja, ja; pero no se preocupen, la próxima semana escribiré sobre ustedes.

Les mando por siempre mi amor incondicional.

Kaya.

Soy responsable de cumplir mis sueños

Destacado

Queridos amigos, en esta semana estuve pensando que si yo llegara a ser una exitosa escritora, cantante, guía o CEO, me iría a tomar inspiración a un bosque para tomar de la naturaleza la fuerza para transmitir mis mensajes, ya fuesen escritos, cantados o hablados; pero realmente después descubrí dos cosas: no tengo que esperar a tener un éxito con fama y no debería esperar a tener fama para ir a tomar inspiración a cualquier lugar, lo único que tendría que hacer es meter a mi mochila algunas cosas, sacar dinero e irme a donde yo quisiera.

Esto pasa con todos nuestros sueños, en nuestra mente, estamos esperando a tener la imagen que hemos construido sin saber que desde que está en nuestra cabeza ya lo tenemos, es solo cuestión de trabajar en ello, modearlo y hacerlo realidad.

La vida nos otorga lo que le pedimos, solo que en ocasiones estamos convencidos de que nos los dará exactamente como lo idealizamos y a veces, solo a veces, es así.

Sin embargo, yo he descubierto que la vida te da lo que deseaste y por lo que trabajaste como lo entiende y como lo necesitamos; y lo más importante de todo, es trabajar arduo por conseguir nuestros anhelos, somos responsables de cumplir nuestros sueños.

Primero que nada, queridos amigos, puedo decirles que debemos tener una mente abierta a muchas vertientes en nuestro camino para alcanzar nuestras metas. Eso quiere decir también que debemos prepararnos para caer mil veces y aprender a levantarnos; cada vez que superes una tarea en el sendero, seguirá otra más difícil, y si no logramos avanzar y dejar atrás un obstáculo, se presenta  de nuevo en situaciones diferentes; como dice el dicho: “quien no supera su pasado está condenado a repetirlo”.

Segundo, no debemos desilusionarnos, el alcanzar nuestros proyectos es arduo y difícil, los obstáculos nos harán llorar, nos tirarán y después nos van a patear en el suelo, pero nuestra recompensa será extraordinaria. Habrá gente que nos ponga el pie, nos desanime, nos traicione, nos apuñale, pero es parte también del aprendizaje, no todas las personas nos querrán ver arriba y muchas otras tratarán de disuadirnos de cumplir nuestros sueños. No te desilusiones, sigue adelante.

Tercero, alimentemos de la mejor manera posible nuestra alma y nuestro cuerpo, el ejercicio nos generará endorfinas, nos dará energía y nos mantendrá sanos. El meditar, leer o escuchar música nutrirá de paz de nuestro espíritu. Incrementa tu conocimiento de lo que quieras lograr,  también sustenta con hechos y fervor tus pensamientos.

Cuarto, rodéate de personas afines y que alimenten con cosas positivas a tu vida. Sé amable con todos, pero no les des cuerda a personas negativas, sácalas de tus planes o intenta también darles amor. La gente nociva o amargada siempre tiene carencia de afecto, yo por eso abrazo a todos y los amo (aunque les hago caso solo a algunas personas).

Último y más importante: no sé si existan más, pero les cuento lo que a mí me ha servido; cree en ti, tú puedes lograr lo que desees con disciplina, acciones y amor. Tú pide y todo se te dará (con acciones).

 

A trabajar en cumplirnos a nosotros mismos.

 

Te mando siempre mucho amor incondicional.

 

Kaya.

Querido 2019

Destacado

Ya he agradecido a mis años pasados por todo lo que me han enseñado, por todo lo que he aprendido y por todo lo que me han dejado desde mis primeros años en esta vida, hasta una vida anterior a esta.

Ahora quisiera hacerte algunas peticiones y mencionarte algunas tareas que debo realizar.

Mi labor de este año, después de todo lo que asimilé, es seguir creyendo en mí, escuchar música, ir a conciertos, viajar, trabajar en mi mente, amarme más, consentirme, meditar, alimentarme sanamente y continuar en el gym.

Quisiera también saber de las personas, entenderlas y aceptarlas. A pesar de que he aprendido que cada cabeza de verdad es un mundo, que todos somos diferentes, pero a veces tenemos muchas cosas en comun, me cuesta todavía un poco aprobar a personas que no son como yo; no tolero música distinta a la que escucho, costumbres que no conozco o formas de ser a las cuales no estoy acostumbrada. Este año trabajaré en mis habilidades blandas y por supuesto en las de comunicación con otras personas, conoceré gente nueva, intentaré asimilar música opuesta a lo que escucho y trataré de entablar relaciones con personas que no tengan conmigo nada que ver.

Estos años entendí que la familia es lo más importante en mi vida, así es que los procuraré más y les haré saber lo importante que son. Esto debo lograrlo con hechos; por cierto, todo lo debo realizar de este modo.

Trabajaré en los sueños que tenía de pequeña, le voy a regalar a mi querida Kayapinita lo que imaginó en sus noches mirando las estrellas. Lo siento mucho, chiquitina, no me di cuenta que los únicos sueños que debía realizar eran lo que teníamos en nuestros crepúsculos llenos de imaginación, pero te prometo que este año lo vamos a lograr. Aunado a que no te agradecí lo mucho que me diste y me enseñaste, a pesar de que te olvidé por algunas décadas, reencontrarte me hizo mucho bien.

Sinceramente debo seguir trabajando en mí, no dejaré la terapia porque sigo esperanzada en que algún día me den de alta, ja, ja, ja. Todavía tengo mucho que hacer conmigo, uno nunca deja de crecer y yo quiero seguir haciéndolo.

Continuaré haciendo lo que me gusta y seguiré escribiendo. No me di cuenta lo mucho que me gustaba. Escribo poemas de desamor, como ya les comenté en entradas anteriores, desde los 15 años; traté de escribir ciencia ficción y fantasía, pero no supe como continuar una historia y este año espero tener inspiración para lograrlo. No sé cómo a los escritores les llega la inspiración, si de repente comienzas a escribir o debes estudiar mucho para ello, o es como cuando debes hacer un programa informático, sabes lo que debes hacer, lo planteas, lo diagramas y después lo llevas al código. Para esto, obviamente, debes saber el lenguaje de programación que vas a utilizar, no puedes programar sin bases de informática; la verdad no sé si pase lo mismo con la escritura, pero tengo todo este año para descubrirlo y podría leer los comentarios de mis lectores si son escritores y desean aconsejarme. Comencé este blog como desahogo y para poder ayudar a personas en mi entorno que habían o están viviendo lo mismo que yo viví; de repente descubrí que realmente me gusta escribir, sea buena o mala, lo disfruto, me hace feliz y me llena de júbilo leer sus comentarios o mensajes haciéndome saber lo identificados que se sienten con estas historias.

Muchas gracias, queridos amigos lectores de mi blog :).

En lo laboral, seguir trabajando arduo, con respeto y con pasión; aprender cosas nuevas y poder apoyar a todos mis compañeros como hasta ahora.

Queridos amigos lectores: que este 2019 apliquemos lo mucho que aprendimos en la vida, que sigamos creciendo y despojémonos de todas las etiquetas que nosotros mismos nos hemos puesto, ya que he descubierto que el juez más implacable que podemos tener está dentro de nuestra cabeza. Hagamos lo que nos hace felices sin dañarnos ni dañar a los demás y, voila, todo llega solo. Si somos abundantes con nosotros mismos, nuestros sueños llegarán.

Y como leí en el “feis”, porque él tiene la razón, ja, ja, ja, somos el arquitecto de nuestro propio destino, pero también el albañil, así es que a chingarle.

Reciban mis mejores deseos, las más extraordinarias bendiciones y sobre todo su propio amor incondicional.

Los amo.

Kaya.

Nuevos inicios y lecciones aprendidas

Destacado

25 de enero 2017

Después de tener la mejor cena de Navidad (ya que tenía años que no cenábamos juntos papá, mamá y hermano), nos dirigimos al hospital ya que papá tenía tres días con una supuesta gastroenteritis y no parecía el dolor ceder; llegamos y ahí después de hacer varios exámenes nos dijeron que había sufrido un infarto desde hace tres días, tendrían que pasarlo a otra unidad para hacerle un cateterismo, así es que lo trasladaron y le realizaron dos cateterismos. Fueron días muy difíciles para toda la familia, nuestro consuelo fue todo el amor que nos brindó todo el mundo, gracias por estar en el hospital, gracias por ir a donar sangre te hayan o no aceptado, gracias por compartir para que otras personas donarán, eso nos hizo darnos cuenta de lo valiosa que es la vida y cuánto amor hay en ella.

En esos días presenté mi renuncia en mi anterior empleo y si hubiera estado laborando no hubiese podido estar de guardia o arreglando papeles del hospital; así es que todo pasa por algo y todo se acomoda para uno, solo que no nos damos cuenta.

Después de que papá renació, me mudé de nuevo a su casa, toda nuestra vida cambió, no puedes renacer de las cenizas y seguir siendo la misma persona, debes agradecer tener lo que tienes y yo, más que nada, a la vida de tener a mamá y papá, sanos y felices.

A principios del 2018 comencé a ir al gimnasio persuadida por mamá, ya que ella va diario, así es que, sin quererlo y siendo la persona más floja del mundo, comencé a ir y ya no pude parar; descubrí que el ejercicio es buenísimo para sacar el estrés, la tristeza y de paso te pones bien buena.

A finales de febrero encontré mi trabajo ideal, el equipo perfecto y una guía extraordinaria (obvio de mi jefa por qué yo la adoro). Ahí he tenido varios retos, mucho trabajo y hasta encontré amigues extraordinaries (ja, ja, ja). Les amo damitzelas, papashito Ken, Jos, Malumau y Bolsis.

Continuando con mis aventuras del 2018: después de no tener una cita en años o décadas, tuve una con un músico, metalero y melómano, y después de hacer un click instantáneo, salimos unas semanas. Es el hombre casi perfecto y fue ese casi lo que me hizo correr lo más lejos posible. Me causó tristeza esa limerencia*, así es que le escribí muchas cartas y poemas (ya leyeron uno en algún post anterior). Así comencé a retomar mis terapias, donde me reencontré de nuevo y aprendí a agradecer todo lo que tenía. Trabajé en mis apegos y en dar más amor incondicional.

Descubrí también qué es lo que deseo en una persona y qué es lo que no me gusta, ya que estuve saliendo con otro hombre superlindo, pero no hicimos click en nada. (Niño hippie: sé feliz siempre, vence tus miedos y muchas gracias por todas las cosas buenas que me diste, incluyendo los tres kilos que subí, ja, ja, ja, vales más que mil. Yo solo puedo decir cosas buenas de ti y te mando siempre puras bendiciones en tu vida).

También me reuní de nuevo con mis amigos seguidores de Tolkien, cosa que me hace bastante bien porque los amo con el alma, espero poder asistir el próximo año a más actividades de la sociedad.

Este año estuve más cerca de una persona especial con la que viví unas aventuras metaleras extraordinarias, fuimos a varios conciertos de metal, estuvimos desde la sección VIP (donde paseamos todo el tiempo en carritos de golf), hasta la sección de la enlodadera (donde terminamos con lodo hasta los calzones), reímos mucho, lloramos juntas, viajamos, nos descubrimos y nos la pasamos súper. (Te quiero, Lau, eres unas de las mejores cosas en mi vida y estoy feliz de tenerte como amiga).

Obviamente no nombro a Fa y Lu, ellos están siempre ahí, como lo digo, en las buenas, en las malas y en las más culeras.

Viri, no me he olvidado de tí, sabes cuanto te quiero y dónde encontrarme cuando me necesites (al lado de tu casa, ja, ja, ja).


Aprendí que la familia sí es lo más importante en mi vida, agradezco infinitamente el poder estar con mis padres y hermano, a los cuales amo con todo el corazón.

Cerré ciclos que no veía que terminaran, por fin ya no tengo nada pendiente con mi exesposo. (Sigue, Ed, con tu vida con amor y felicidad; bendiciones para ti y tu familia por siempre, espero que hayas aprendido de la vida tanto como yo y que tu descendencia no repita tus patrones. Sé un esposo excepcional y un padre ejemplar, pon en práctica lo que aprendiste a mi lado, que debió ser el dar amor incondicional, respetar,  proteger y jamás dañar de ninguna forma a la persona que tienes a tu lado).

 

Comencé a hacer meditaciones con intención y a distancia con mis amigas (la Holandesa  y Lau, porque Frenchy siempre se quedaba dormida, ja, ja, ja). Si te quieres unir algún día, solo dime, te mandaré la liga y la hora de la meditación.


Y para cerrar con broche de oro: casi al terminar este año fui estafada por una agencia de viajes al comprar un paquete para mis papas para Cancún y después de levantar en todos lados actas, sigo esperanzada en que pueda recuperar algo de dinero que inverti en ese viaje. Me rompió el corazón no poder darle a mis papis el viaje con el que soñaban.

He aprendido y reafirmado que los apegos son la fuente del dolor, sufrí este año por personas, amistades y dinero; así es que creo que el próximo año deberé seguir trabajando en eso.

Todo este año ha sido enseñanza para todos, seguramente de todo lo que te ha pasado en este año, hay cosas que aprender y muchas más por las cuales trabajar para uno mismo, porque como dije en alguna de mis entradas anteriores, primero soy yo, después yo y al final yo.

Los amo con todo el amor incondicional que tengo para ustedes, disfrutemos los pocos días que nos quedan de este año y recibamos el nuevo con todo el amor que tenemos.

Kayapina.

  • Limerencia: Estado emocional romántico que te ataranta y te hace actuar de manera irracional.

Éxito venciendo tus miedos

Destacado

Queridos amigos, he de contarles que tengo muchas pasiones, entre ellas varias obras de J. R. R. Tolkien, los tatuajes y las habilidades blandas; lo comento por que en mi brazo izquierdo tengo un tatuaje de Tengwar¹ en Quenya² con una frase de un libro de ciencia ficción llamado Dunas y dice así:

Letanía Bene Gesserit contra el Miedo.

“No conoceré el miedo.
El miedo mata la mente.
El miedo es el pequeño mal que conduce a la destrucción total.
Afrontaré mi miedo.
Permitiré que pase sobre mí y a través de mí.
Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino.
Allí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, sólo estaré yo.”

Esa letanía forma parte de mi vida y creo con fervor que es verdad. El miedo es creación de nuestra propia mente, es lo más poderoso que nos detiene a avanzar cuando nos formamos ideas estúpidas en la cabeza o cuando actuamos sin amor. ¿Cómo alcanzar el éxito si estoy lleno de miedo? o es más ¿Qué es el éxito? Para mí, el éxito es solo ser feliz cumpliendo tus sueños o visiones de ti mismo, aprender de las experiencias que te da la vida y sobre todo, triunfar sobre tus miedos; eso para mí es el éxito y puedo decir hoy que lo tengo en todos los aspectos de mi vida.

En el ámbito personal, si he tenido la fortuna de que hayas leído mis entradas anteriores, sabrás que conquiste mis miedos reconociéndolos, aceptándolos y sabiendo que solo estaban dentro de mi mente; esto lo logré conociendo quién era, qué me gustaba y hacia dónde quería ir. Esto, aunado a que ignoré la negatividad, no permití que nadie tomara decisiones por mí, identifiqué que el camino que debía recorrer no sería fácil pero algún día sería tan satisfactorio que se me notaría en el exterior y amadísimos amigos, ese día es hoy.


Aprendí de mis errores, de mi soberbia, de mis malas costumbres, de mis adicciones personales y pude reconocer que soy una mujer en búsqueda de la paz interior y el éxito.
Debo confesar que el miedo no desaparece o al menos en mi caso, sigue ahí, pero no me agobia cuando susurra en mi oído, sé identificarlo y destruirlo con acciones.

 

Soy exitosa hoy y tengo fe en la gente; si yo he podido crecer en lo personal, laboral y familiar, te aseguro que tú también puedes; sólo necesitamos una chispa de esperanza, alguien que nos diga que sí podemos y que nosotros sigamos manteniendo la llama encendida; aunque ustedes no lo crean yo carecía de disciplina, de amor por el todo y de habilidades blandas, pero uno de los mejores jefes que he tenido confío en mí, con su ejemplo me hizo crecer laboralmente, me enseñó acerca de las habilidades blandas y me mostró lo que era el liderazgo. Armand, gracias  por confiar en mí y encender el pabilo para recorrer con esta luz mi camino hacia el éxito profesional, espero estés orgulloso de mí tanto como yo de tí.

Aprendí también que el mundo es como uno lo hace, las personas son reflejo de cosas que amamos y aborrecemos de nosotros; lo que nos choca nos checa y lo que amamos en los demás lo amamos en nosotros.

No puedo decir nada más que el secreto del éxito es el conocimiento de uno mismo, conociéndote vencerás el miedo, reconocerás en qué eres bueno y qué tienes que mejorar en ti. Cada vez que puedas  tiende la mano a alguien que lo necesite, predica con el ejemplo, llénate de cosas buenas y aprenderás a identificar de dónde viene el miedo; bueno, si puedes, también ve a cualquier tipo de terapia, es buena guía.

Gracias amigos por leerme.

Y, como siempre, les mando todo mi amor incondicional.

Kaya.

1. Tengwar: Sistema de escritura basado en las lenguas que inventó J. R. R. Tolkien.

2. Quenya: Uno de los lenguajes que creó Tolkien para los elfos.

 

Que el amor y la luz te vuelvan a guiar

Destacado

Desde pequeñas nos meten en la cabeza la idea de tener una familia, buscar un marido y tener un chorro de hijos. Nuestros juguetes, los medios y nuestra familia nos moldean. Después de la búsqueda de mi pareja durante mi vida, por fin encontré una, pero no con la cual formaría mi hermosa familia con 5 hijos, mi perro y mi casa con cerca blanca; encontré a quien me brindaría  la necesidad de encontrar algo más allá de todo eso, a quién me guiaría hasta la persona que soy hoy.

Pensé por mucho tiempo que el amor tenía que encontrarse en alguien más, ‘sin alguien a mi lado moriría de tristeza’, eso me dijeron toda mi existencia (a todos nos lo han dicho) y después de caminar un gran tramo de mi trayecto, buscando respuestas, resulta que el amor ya lo tenía en mí corazón desde que nací, que nadie me haría feliz y lo único que tenia que hacer era compartir mi propio  amor con el mundo (mi familia, mis amigos, etc.)

Y así pensé que el amor era entregarte a una persona sin dar nada a los demás. Olvidé que podía dar amor a mis padres, mis amigos y lo más importante, olvidé que primero debía amarme a mí. Poco a poco mi vida se iba vaciando al entregar el todo a alguien más y casi me quedo vacía. En el fondo de toda mi tristeza encontré la fuerza para identificar que todo lo que había pasado, principalmente era por falta de amor a mí, la persona más importante a quien uno debe darse todo. No quiero sonar egoísta, pero si no tienes amor tú, no podrás compartirlo con nadie, por que primero debemos encontrarnos a nosotros, conocernos y recordar qué es amarnos, porque yo creo que nacemos con el amor propio (y por el amor a todo), lo vamos perdiendo por nuestras experiencias y por lo que la sociedad nos ha inculcado; nos hacemos dependientes de situaciones, personas y cosas materiales.

También descubrí que por mucho tiempo confundí el placer (de muchas formas) con amor, una de las cosas que más me dejó a la deriva, por que el exceso de placer te deja vacío y sin poder amarte; no es dañino sentirlo, pero debemos tener cuidado en no hacernos adictos o lo perderemos todo (espiritualmente); debemos tener cuidado en disfrutar de todo con cordura, sanidad mental y amor propio.

Nunca dejemos de amarnos, consentirnos, buscar siempre nuestra felicidad y caminar guiados por nuestra propia luz; te prometo que cuando la encuentres ya nada te hará falta en la vida, te lo digo por qué es lo que yo siento. No necesito a nadie para ser feliz, porque encontré la felicidad en mí.

Lo complicado ahora es compartirlo, porque todo lo que tengo no lo merece cualquier persona, pero tengo la esperanza de algún día encontrar a alguien en mí misma sintonía que pueda reír y escuchar metal a mi lado; por lo pronto seguiré dando amor al mundo y a todos ustedes que me siguen leyendo.

No pierdas esperanza de encontrar tu luz o tu oscuridad (todo en la vida es una dualidad), trabaja para ti, rodéate de personas positivas, aléjate de quien no aporte cosas buenas a tu entorno, de verdad es mil veces mejor estar solo que mal acompañado, siempre hay esperanza para quien quiere estar bien y ser mejor; pero también debemos dar cosas buenas a los demás para dejar marcas positivas y hacer el bien sin dudar a quien.

Gracias de nuevo por leerme y te envío siempre todo mi amor incondicional.

Kayapina

El perdón nos hará libres

Destacado

A pesar de lo que muchos pueden creer, he odiado hasta las entrañas y deseado todo tipo de malestares a las personas que me han herido. El odio fue mi compañero durante muchos años, acompañado obviamente de dolor, porque alguien que odia no puede ser feliz. El odio nos aprisiona en un lugar sin luz sin dejarnos crecer como personas y obviamente amamos ser esclavos.

Dejar de odiar es difícil, requiere no solo enfrentarte a ti mismo descubriendo en el proceso que, oh sorpresa, no somos tan perfectos como aseveramos, porque nuestras reglas rigen aquí y en china. Duele aceptar que nuestros maestros de vida han venido a enseñarnos algo, por qué para mí, todas las personas que me han lastimado me han dejado aprendizaje que no lo hubiese conseguido con un libro.

El ser víctima de violencia (cualquier tipo) de la persona a quien amas, te deja heridas profundas y creeme un odio absolutamente oscuro; pero llega la parte buena, después de aceptar que la relación no servía, ya que me otorgaba solo dolor; después de aceptar que debía caminar sola y comenzar mi camino hacia la iluminación, comprendí que todo era un aprendizaje: aprendí a respetar mis ideas, mis ideales, a tomar con dedicación lo que merezco, a amarme, respetarme y luchar por mí antes que por nadie.

Y ¿está loca cómo logró todo esto? queridos amigos, recorriendo un camino tortuoso y difícil, aceptando que soy un humano imperfecto en un  perfecto camino. Sí duele un chingo tener que aceptar que somos el arquitecto de nuestro propio destino, dejando de culparnos por lo que nos pasa y aceptando que todo es un aprendizaje, claro sin dejar de cuidarnos, no vayamos a exponernos al dolor solo por qué es lo que tenemos que aprender.

Debemos aceptar y clavarnos bien en nuestra cabeza que debemos primero buscar nuestra propia felicidad, esa es la lección más importante que aprendí. Llenarnos de cosas buenas, perseguir nuestra camino deseado y luchar hasta quedarnos en la raya por eso que tanto anhelamos.

Mi mamá por mucho tiempo me pidió perdonar, por qué el odio me carcomía y ¿Saben? mí Mamá siempre tiene razón. Así es que el buscar ayuda para mí me ayudó a perdonar y ¿Saben quién fue la primera persona en recibir perdón? Bueno, pues fuí yo, aceptando que las cosas que me pasaron no fueron mi culpa, dejando de pensar lo tonta que fuí para permitir maltratarme durante tantos años y de tantas maneras; acepte lo aprendido y estoy segura que no me vuelve a pasar, porque a decir verdad la gente no cambia, no tenemos porqué  esperar que cambie, cambiemonos a nosotros y mejoremos nosotros, porque nadie nos salvará.

Después de perdonar y aprender, me han llegado cosas buenas que me hacen bien en la vida. Yo, las tomo con amor y con un profundo agradecimiento, como a ustedes que me dejan compartir un pedazo de mis experiencias.

No decaigas ni te culpes, corre de las situaciones que te hacen daño; después  aprende de ellas, perdonate y los demás también, porque el perdón te hará libre.

Gracias de nuevo por leerme y recibe como siempre todo mi amor incondicional.

Kayapina

 

 

Justamente dar y recibir

Destacado

Mi guía espiritual (cómo yo llamo a mi terapeuta) me dijo en una sesión que sí me amaban 10 veces, amara yo 12, no más si no me quedaba vacía, no menos por qué no me entregaría; si me dan 10 cachetadas, yo diera 7, porque no es bueno ser dejada, pero no más, ya que todo consiste en dar amor, sanar con amor, crear con amor, curar con amor. Dar sin pensar recibir algo a cambio, el recibir es el plus, obviamente esto es tan fácil de decir y tan difícil de hacer.

Afortunadamente he vivido con intensidad la vida (podría decir que algunas veces demasiada), he dado sin condición, pero con apegos, he esperado que me den lo mismo que doy y mis palabras hace unos meses me sonarían sin razón.

Estamos acostumbrados a dar y recibir, aunque debo confesar que algunas veces solo me ha encantado recibir. Entonces me llega la pregunta del millón: ¿Cómo doy sin esperar nada a cambio?. Primero es visualizar el amor hacia mí, saber que yo me daré lo que necesito, quiero y anhelo. Ya sean sueños, cosas materiales, viajes, salidas, amor, etc. Yo soy mi propio proveedor, soy quien puedo darme lo que necesito y merezco (porque sí amigos, todos tenemos lo que merecemos o creemos merecer). Nadie nunca nos podrá dar la felicidad que nos falta, ni la estabilidad en nuestras vidas, porque cada cabeza es un mundo y en este mundo ya tan dañado, todos tenemos cosas que arreglar.

Aprendí que las cosas se dan solas, lo que debe ser, será; pero todo siempre fluirá para que podamos aprender de todas las experiencias que la vida nos tiene.

Lo más importante que he comprendido es que todo es una experiencia de la cual debemos siempre aprender algo; alguna relación, algún empleo o alguna situación son lecciones de vida, todo es un aprendizaje y todas las personas son maestros. Algunos están aquí para que aprendamos a defendernos, amarnos, quitarnos la soberbia; inclusive algunos otros nos enseñan a dar y recibir (todo eso yo lo he aprendido con lecciones duras, pero de verdad bien aprendidas.

Cuando uno está herido del alma estas palabras suenan huecas y sin sentido, ¿Cómo puedo dar si ya lo he dado todo?, ¿Cómo puedo dar si me he quedado vacía? Entonces resuena en nuestra interior las cosas más bajoneadoras que a nuestra cabeza se le pueda ocurrir (porque eso sí, como se nos ocurren puras tonterías)  pero en ese pensar no nos vaciamos de verdad, sino que nos llenamos de experiencias, también de amor, porque al otorgar cosas nuestras a alguien (que no son materiales) afirmamos lo tenemos; algo que viene desde el alma nunca se muere, solo se esconde como niño asustado esperando el momento perfecto para salir y disfrutar.

Es hoy el día de dar y recibir, dejemos de postergar ayuda para nosotros mismos, digamos hoy lo mucho que nos amamos, demos sin miedo, recibamos sin culpa y seamos felices. No tengas temor de sentir, de buscar ayuda, de arreglarnos a nosotros mismos es fantástico tener plenitud y algo que puedo decirte, es que nadie va a darte lo que mismo te puedes dar.

Gracias de nuevo por leerme y como siempre te envío todo mi amor incondicional.

 

Kayapina.

Feliz Encuentro, Feliz Partida

Destacado

La gente que me quería me brindó su  apoyo, me tendió la mano y me ayudó a levantarme cuando yo no quería continuar; ahora  tenía que mantenerme yo sola en pie.

Así es que comencé a ir a  terapia, a pensar positivo, comer bien e ir al gimnasio. Descubrí que el apego a las personas es el vicio más difícil de cortar. El saber, entender y aceptar cuando decir adiós es difícil cuando vivimos apegados; cuando pensamos que sin alguien (o algo) no podremos vivir, subsistir y continuar nuestra vida. Pues una buena noticia, no pasa nada cuando cortamos el desapego, no morimos ni nos pasa nada; solo existen cosas buenas de  desear una feliz partida. Algo certero te puedo decir: el desapego te guiará a la libertad (entre otras cosas que aprendí y te contaré después).

Pensar que necesitamos de alguien para subsistir es el sentimiento más horrible que he tenido, creer que sin dinero no hay camino, convencerte de que sin alguien tu vida se ha acabado es realmente tonto e irracional y sí amigos yo pensé que eso me pasaría. Depender de todas las maneras posibles de alguien daña mucho, pero al final comprender la lección de vida es extraordinario. Saber que uno solo puede seguir, vivir, mantenerse, triunfar y caminar solo es lo que te hace grandioso.

Tuve que aprender por muchos años el valor a mi misma, el desapego y el amor propio; descubrí que la vida es corta, los aprendizajes son duros y las lecciones son claras. Que no pasa nada si continuas sola, porque aprendes a vivir en plenitud; no hay nada que me haga más feliz que el saber que pude seguir sin dinero, sin trabajo y sin un esclavista. El saber que no pasa nada si viajo sola en transporte (porque no tenía permitido hacerlo y mucho menos manejar), no pasa nada si tengo éxito en mi trabajo, no pasa nada si visto de alguna forma diferente, no pasa nada si eres plena.

Feliz encuentro a mí, feliz partida a mis apegos porque me han enseñado que al tenerlos te esclavizas a ti mismo.

Desapegate hoy de las cosas que hacen daño, de tus miedos, de tus pensamientos negativos. Actúa hoy, dí hoy que te amas, consientete, ayúdate, persigue tus sueños, abre tu panadería, tu bar de cerveza, dile que te gusta, dile lo que no te gusta, graba tu disco, vete al gimnasio; hazlo hoy, te aseguro que tus sueños valen la pena. Rodéate de gente que te ayude a perseguir tus sueños y desapegate de las malas compañías. Tu puedes, te lo juro, porque si yo he podido te aseguro que cualquiera puede.

Gracias por leerme de nuevo.

Siempre enviando todo mi amor incondicional,


Kayapina.

En perfecto amor y perfecta confianza

Destacado

El amor es perfecto, déjalo fluir y al final de la noche salvará tu vida guiándote por el camino correcto hacia la luz.

 

Recuerdo que cuando estaba al principio de mis terapias todavía sufría a veces ataques de pánico y ansiedad, por lo que en algunas ocasiones me refugiaba en casa de Fa y Lu (sin ustedes mi mejora no hubiese podido ser completa, muchas gracias). Una de mis más pesadas noches fui a casa de Fa y Lu para animarme, dormí en mi cuarto (por qué yo tenía uno para mí) con el gato (me gustaba acariciar y jugar con el gato de Fa y Lu) y así pude dormir un par de horas. Fa me despertó con una canción de un grupo islandés que me hizo sentir amor por primera vez después del divorcio que acababa de pasar, me pare y le pregunté ¿qué era eso? -¡Fa, siento que estoy enamorada! el contestó que era el poder que tenía ese grupo así como el poder de la música en sí. Comprendí en ese momento que el amor no era algo que nada ni nadie podría darme, era algo que yo siempre tuve, el amor era lo que me salvó, lo que me guiaría de ese momento en adelante, el amor hacia mí.


Lo más importante de todas las historias, de todos los escritos, es que al final encontré lo más importante en mi vida, esa insignificante cosa que te hace sonreír por las mañanas, bailar sin razón y desear hacer cosas que nutran el cuerpo y el alma “El amor propio”.

Tuve que aprender a cuidarme, valorarme, desapegarme, honrarme por completo y créanme jamás me he sentido tan plena y feliz; haberme encontrado, haber aprendido a amarme deseando lo mejor para mí, trabajar duro para llenarme de cosas positivas (por qué sí amigos, he tenido lo que he deseado, pero he luchado por ello y bastante duro), aprender y dejar ir, me ha dejado el mayor de los aprendizajes hasta el día de hoy.

Ahora tengo el cabello blanco (el color que siempre quise) el amor de mi familia que nunca perdí pero abandone en algún momento de mi vida, el trabajo que amo con una jefa que adoro, los mejores amigos que alguien pueda tener y he abierto también las puertas a mi corazón; todo gracias al amor incondicional que me otorgue, no solo es desear que las cosas buenas y extraordinarias te pasen, es trabajar diario en lograr tus sueños y te aseguro que todo lo que deseas lo conseguirás como lo tengo yo.

El amor sin apegos, si es perfecto y confiar en él nos curará. Demos amor a nuestro entorno, a todo lo natural. Amemos con locura, que como dice mi terapeuta, es más fácil zurcir un corazón roto que abrir uno cerrado y saben que, tiene razón.

Gracias de nuevo por leerme y como siempre les envío amor incondicional,

Kayapina.

¿Ahora qué sigue?

Destacado

Después de reunir fuerzas, pedir el divorcio, yo sin tener trabajo, sin tener dinero y sin recibir algún sabio consejo, no supe como seguir. Lo primero era conseguir cualquier empleo para pagar un abogado (en este caso una abogada, mi primera salvadora). Así es que busque sin cesar trabajo en todas las páginas de empleos que conocía, envié mi currículum a todos mis conocidos y rápidamente en menos de 15 días tenía un empleo (mal pagado y desaprovechando mis habilidades).

En esos días no comía y baje rápido de peso, tal vez de 73 kilos llegue a los 60. Lo segundo que hice con mi primer pago (después de dar un adelanto a mi abogada) fue comprarme vestidos. Elegí cualquiera y del precio más barato (por qué no tenía mucho dinero), ya que cuando estaba casada no tenía permitido usar vestidos porque toda mi ropa me era comprada. Así es que ahora tenía un par de vestidos y teñí mi cabello de azul. Me sentí la mujer más libre y algunas veces tenía destellos de felicidad, pero me agobiaba el hecho de haber desperdiciado tanto tiempo en no cuidar de mí. Pensé que la separación me traería felicidad inmediata, pero no fue así.

Comencé a salir con un chico muy lindo, que hasta la fecha quiero mucho, pero yo todavía no estaba muy bien y no pude estar para él como una pareja, así es que decidí dejarlo. Esporádicamente tenía contacto con mi ex esposo y él me ayudó a conseguir un trabajo mejor pagado; así es que cambie de trabajo, pero no era lo que yo buscaba, así es que también lo dejé. Sin trabajo de nuevo, con poco dinero y con muchas deudas, caí en depresión. Me refugie en lo único que yo conocía para despejar mi mente, “las manualidades y el alcohol”. Dormía de día despertando en la tarde para beber y hacer cuadros con chaquiras; al amanecer dormía y despertaba de nuevo en la tarde para comenzar de nuevo la rutina. A veces comía y me bañaba. Me era difícil pararme, pero lo hacía por qué cuidar de 3 hermosos peluditos me mantenían viva.

Un día recibí una llamada del ex novio que les he comentado, diciéndome que había sentido que yo estaba mal, obvio yo lo negué, por qué si algo tengo arraigado es el orgullo; no me creyó, mandó un Uber, me pidió que lo tomara para ir a su casa y así lo hice. Llegando a su casa me miró y dijo que no me veía bien anímicamente; me dió esa noche unas gotas que tenía para calmar la ansiedad (flores de Bach) y en la madrugada pude dormir. Al día siguiente me llevó con su ex novia que es psicóloga (una de las personas más hermosas que conozco), ella platicó conmigo, me dió flores de Bach y sin darme cuenta fue el primer paso hacia mi crecimiento; no lo sabía en ese tiempo pero ellos dos literalmente salvaron mi vida, por lo cual siempre estaré agradecida. Comencé a practicar meditación zen, aromaterapia, flores de Bach y Reiki; lo que me sacó del hoyo al fin fue mi primera constelación familiar.

He recorrido mucho para llegar hasta aquí, no te desanimes si estás en búsqueda de la paz y crecimiento, yo tuve que cruzar el infierno descalza y hoy camino sin miedo.

Gracias por seguir leyéndome y espero aportar algo en tu vida, cómo mucha gente ha aportado a la mía.

Con amor incondicional,

Kaya

Me acostumbré tanto al dolor, que me dolían las caricias

Destacado

Descubrí en mi camino a la iluminación, mi adicción a la tristeza, a las caricias malsanas y a la gente rota; queridos amigos no saben lo difícil que es identificarlo y empezar a tratarlo. Uno de los pasos más difíciles que tuve que enfrentar, fue el rompimiento de lazos con las personas con las cuales había tenido algún tipo de relación sentimental o carnal; fueron días y noches de terapia seguida que me agotó física, mental y espiritualmente. Es difícil romper lazos, desacostumbrarse a cadenas energéticas (son así como yo las veo), aceptar que las personas no están, dejarlas ir y/o despedirlas con cariño, al final del día todos y todas me han aportado aprendizaje y buenos recuerdos.

Todo un ritual de rompimiento eh, donde uno de los pasos es escribir una carta donde podía decirle todo lo que yo quisiera a la persona en cuestión, cosas bonitas y/o cosas feas, todo lo que saliera de mi enfermo corazón, he de confesar que fue maravilloso, descubrí lo mucho que puedo odiar, lastimar a alguien con palabras (aunque esas cartas jamás las envié), lo triste que puedo estar por la pérdida y lo mucho que extraño también. Aprender a desligarse de alguien que te hace daño es una tortura, pero de verdad vale la pena, saber que dejas en algún punto de odiar, de maldecir y comienzas a aceptar con amor el aprendizaje, es algo que no cambiaría de verdad.

Pero me he desviado del tema principal, la adicción a lo malsano. Sé que siempre he sido diferente a las demás personas, por eso, me he fijado en personas extrañas o rotas, pero dicen que lo igual atrae a lo igual y es cierto. No puedo contar ni una sola persona con la que haya estado que sea una persona sana y/o normal (no te ofendas si anduve contigo y estás leyendo esto :P).

Después del divorcio (seguro mis escritos estarán llenos de referencias a mi matrimonio, ya que para mí, mi vida es Antes de Ed y Después de Ed, ya que gracias a todo lo que aprendí de él soy quien soy hoy) entendí porque tanta oscuridad; no puedes estar sano, estable y andar con un loco; debes tener algo malo en tí para dejarte destruir poco a poco, así es que toda la terapia que tome me hizo darme cuenta de los malos hábitos para conmigo: el beber en exceso, no ejercitarse, alimentarme horrible y abandonarme espiritualmente (la cosa más importante que he descubierto en este camino), causa vicios en uno mismo.

¿Cómo podemos avanzar si solo nos llenamos de pura basura?

Lo más importante es desacostumbrarse a los malos hábitos que tanto nos encantan, los adoramos tanto, que los repetimos todos los días: soy un wey, estoy bien pendeja, estoy fea, nadie me va a querer gorda, nadie de hecho me quiere, etc. ¡Adivinen que! De verdad no estoy wey, soy súper inteligente, soy hermosa y aunado estoy bien buena por qué empecé a ir al gym y hay muchas personas que me aman.

Pero queridos amigos, eso no llego gratis, fue una constancia y disciplina, fue trabajar en mí diario, hacer ejercicio para generar endorfinas (y de paso me puse bien sabrosa ja, ja, ja), leer para distraer mi mente, hacer cosas que me gustaban, dejar ir a personas que me robaba energía, juntarme con gente que me quería, meditar para entrar en estado de paz y no dejar la terapia. ¿Te cuesta dejar tus vicios? No te preocupes tanto, a mí también y la recompensa es extraordinaria.

Gracias de nuevo por leerme, espero dejar cosas positivas en tu vida, por qué ya todo está tan malsano, que nuestro amor y empatía pueden hacer la diferencia.

Mucho amor incondicional,

Kaya.

“El crecimiento duele”

Destacado

¡El crecimiento duele! escuche aseverar a un directivo de mi honorable compañía y efectivamente es “correcto”.

Todo el proceso de mejora y crecimiento personal me ha costado lágrimas de sangre a través de varios años. El desapegarse a malas costumbres, personas e inclusive cosas materiales lleva un camino largo y desesperante. He aprendido a amar sin miedo, a entregar sin condición y vivir sin ataduras.

¿Pero quien soy, donde he estado y que me ha llevado por este camino?

Mi nombre es Karina pero puedes llamarme Kaya, diminutivo de Kayapina, que es el apodo que elegí hace muchos años por mi signo maya K’ayab, el “pina” se lo agregue por que solo se escuchaba bien. Tengo 38 años excelentemente vividos entre felicidad, amargura y mucho aprendizaje, me gustan los animales y siempre me he sentido parte de las cosas naturales, amo el bosque y no me apetece el mar, adoro la música, una de mis grandes pasiones, la ciencia ficción, la fantasía y soy parte de una familia maravillosa.

Estuve casada con la única persona que he amado en la vida, pero esa historia es la más trágica de mi camino hasta hoy, así es que la abordaré en alguna entrada después. Descubrí en esa historia que necesitaba llenarme de cosas buenas, y positivas, debía encontrar mi propio camino y desapegarme del dolor, dejar de depender física, emocional, financiera y emocionalmente, Fue así como empecé este camino hacia lo que ahora llamo mi luz. Pero queridos amigos este camino de luz no ha sido nada fácil y mas teniendo tantos vicios espirituales como yo.

Poco tiempo después del divorcio caí en una depresión profunda donde la vida no tenía sentido para mí, no deseaba nada, la felicidad y la compañía no eran opciones para mi, pero la vida me envió principalmente dos seres de luz que estuvieron a mi lado en este camino oscuro pero lleno de aprendizaje. Así es que así comenzó mi viaje a la mejora, difícil y dolorosa pero siempre acompañada. Comencé con flores de bach que calmaban mi ansiedad, siguiendo con aromaterapia para poder concentrarme en cosas positivas, continúe con meditación Zen para entrar en estado de paz, terminando con lo que realmente me abrió la conciencia, las constelaciones familiares. Ahí descubrí que todo tiene un porque, todo es un aprendizaje, inclusive las cosas más dolorosas que pude haber vivido, todo esto me estaba preparando para hoy, para este momento, para tener el corazón que tengo, para disfrutar del cuerpo que se me dio, para obtener mi trabajo de ensueño, todo era parte de un plan divino preparándome para la Kaya que soy hoy.

El crecimiento duele al aprender que los apegos matan, que las caricias malsanas hieren, que las cosas materiales te vacían y el desamor te desalienta. Comprendí que hay algo más grande que yo, que puede ser nada más que mi yo superior, es esa voz que de vez cuando te llama a hacer cosas padres y pensar positivo, aquella que te susurra que no eres bella, que eres hermosa, esa que te dice lo inteligente y capaz que eres, es mi voz interna que deje de escuchar cuando me apegue al todo.

Crezco cada día en el amor hacia mí y mi entorno, descubrí que todo es perfecto y era lo que necesita para avanzar.

Escucha tu voz interior, no la calles, deja que te guíe y te diga todas las cosas buenas que tienes, hay siempre esperanza para todos nosotros, no importa lo que hayamos hecho, no importa lo que hayamos dejado hacernos, no importa lo triste y las caídas que hemos tenido, al final del día estamos vivos, respiramos y seguramente hay por ahí alguien que nos ama con locura, un familiar que nos abrace, un amigo que nos aconseje. Nos olvidamos de las cosas buenas por mantenernos en nuestra inferioridad y por no escuchar a nuestro yo superior.

Sí, el crecimiento duele y mucho, pero recordar cómo he crecido, me llena de júbilo, alegría y paz, aquella que tanto busqué por tantos años y por fin la tengo.

Si has llegado hasta aquí, ¡gracias!

Espero poder seguir compartiendo un poco de mi mente y ayudarte si es lo que buscas o entretenerte por unos minutos, Gracias a ti por el tiempo en leer estas líneas.

Con amor incondicional.

Kaya.

37335584_10217225616299563_1108525248006848512_n